En el cine, televisión o incluso, en teatro, el maquillaje es imprescindible, pues las condiciones de iluminación inciden sobre la percepción y también es imprescindible para dar a las personas el color de la piel que se necesita.

Caracterizar a un personaje con acierto y dotarlo de cualidades humanas que lo conviertan en un personaje creíble es todo un arte.

El día de la boda es probablemente el más preciado en la vida de una novia. Las novias pretenden lucir y sentirse increíblemente bien. Esto es lo que una novia merece. Este es el momento en el cual puede ingresar una maquilladora con su varita mágica y ayudar a dar un toque de brillo y elegancia al día de la boda.

El maquillaje no es simplemente colocarse productos cosméticos en el rostro, su sentido es resaltar la belleza natural de cada persona.

Sin duda es el campo más artístico de la estética. Hay reglas estrictas pero también hace falta labor de la imaginación del maquillador.